jueves, 26 de julio de 2012

Sólo David Hockney sabe lo que es el verano

"El verano es siempre mejor de lo que podría ser"
Charles Bowden

---------------------

Dejemos claro una cosa: en verano nunca se pregunta, bajo ningún concepto, la hora que es. Te puedo contextualizar y decir, por ejemplo, que es tiempo de beber tónicas y de andar con los potorros al aire, o que podemos ir al cine descubierto a meternos mano por el módico precio de un euro; o pasear por el parque vestida de Dorothy Gale mientras te tomas un helado y fantaseas con la vida; pero nunca anunciar la hora que es, porque en verano la coyuntura es diferente y existen tiempos y no horas. Otro ejemplo: “¿Qué hora es?” “Es tiempo de ir a la playa y dejarnos derretir al sol”.  No necesitas reloj en verano, sólo agua, como la que pinta el británico pop David Hockney en sus famosas bañeras y piscinas. Ese tío sí sabía lo que era el verano.

En sus pinturas no pasan las horas, ni si quiera las estaciones. Inmortaliza los meses de julio y agosto y aprovecha para recordarnos que el verano eterno sí existe. Por eso creo que deberíamos recordarlo, porque el verano, además, es muy pop, como su arte. “El arte pop es popular y destinado a un público amplio, pasajero, efímero, fácil de consumir y de olvidar, barato, producido en serie, joven y querido por la juventud, espiritual, sexy, llamativo, simpático, un negocio redondo” y aunque esto no lo decía Hockney, sino otro popista de la talla – Richard Hamilton- es muy aplicable al verano.  

Caluroso, pero apetecible, el verano se ha dejado caer como todos los años con sus no-horas y con invitaciones a algún que otro chapuzón. “A bigger Splash” es lo que nosotros necesitamos. Esa pintura delate que Hockney parecía precisar también de una salida veraniega y darse un buen baño de cloro, así que, dejando ese Londres tan gris allá por 1964, decide instalarse en Los Ángeles y comenzar a pintar paraísos.

"A Bigger Splash"  David Hockney, 1963

Los Ángeles es una ciudad de estrellas, sin duda; llena de esos mitos de la vida diaria que se manifiestan en la cultura de consumo. Lujo, chatarra; famoseo, anonimato;  progreso, frustración. Felicidad, ilusión, depresión y suicidio. Para esto último: Liz Taylor y Marilyn Monroe. Pero no era aquello lo que a nuestro Hockney le llamaba la atención. El clima es soleado, la gente está menos tensa… Cuando llegué no sabía si había algún tipo de vida artística allí y esa era la menor de mis preocupaciones


"Peter getting out of Nick's pool" David Hockney, 1966

 Por el contrario, Andy Warhol, otro artista de la corriente pop,  representó muy bien esta sociedad icónica con obras como sus famosísimas “Veinticinco Marilyns”. “Divinidad, estrellato y en tercer lugar, ¿cuál es la siguiente categoría? ¿Qué viene después del estrellato? La caída”. A Andy Warhol le encantaría ser una máquina; Marilyn Monroe detestaba ser una cosa.

¿Y a David Hockney, qué le gustaría ser? Se trata de un pop fascinado por la filosofía de aquella Italia profunda- y no tan profunda- que Hollywood tomó como ejemplo, la "dolce far niente", o lo que es igual, "refinada holgazanería". Porque hemos hablado de un Los Ángeles de estrellas, pero nos hemos olvidado de sus villas y piscinas. Sobre todo las piscinas. Hockney se sintió abrumado por el sol, la luz y los colores de California. Una atmósfera azul y un clima que invitaba todos los días del año a ser verano. Agua limpia y clara para darse un baño bien fresquito; una paz al ritmo del blues, como el color de sus piscinas, que siguen siendo protagonistas en sus obras después de tanto tiempo.

David Hockney, 1982

Si Hockney ha podido mostrarnos la inmortalidad de la claridad y el goce veraniego, nosotros deberíamos dejarnos llevar por sus divisas. “Yo pinto lo que quiero, cuando quiero y como quiero” Eso es una doctrina muy estival y fácil de aplicar. Así que dejemos las horas a un lado, tomemos helado, seduzcamos al vecino desde nuestras ventanas, escuchemos los hits de la radio, ¡cortémonos el pelo! y, sobre todo,  disfrutemos del tiempo de hagoloquemedalagana, porque es verano y en verano todo es posible. Incliso el amor.

No hay comentarios: