miércoles, 14 de marzo de 2012

¿La televisión no respeta nada?




El cantautor francés Manu Chao hace unas declaraciones durísimas contra  los medios de comunicación: “La televisión no respeta nada”. Lo dice en en uno de los siete capítulos de la serie documental de TVE "Voces contra la globalización" que, si todavía no la habéis visto este es el momento que me toca recomendároslo o recordároslo. 

A raíz de esa frase, Manu Chao explica que de esta manera, las nuevas generaciones, niños y jóvenes, se están alimentando de irrespetuosidad y falta de educación; que están creciendo con valores éticos infames y degradados, los mismos valores que le muestra la televisión.

El problema de los medios de comunicación de masas, y en especial en la tele, llega cuando todo se basa y se destina a crear beneficios. Entiendo que igual que otras muchas compañías, la empresa televisiva deba alcanzar unos determinados números y cifras de audiencia, es decir, que se consuma su programación para que no se vaya al traste. Es por eso que hay poquísimos contenidos culturales y educativos: porque a penas se consumen. La gente prefiere programas de entretenimiento como -y poniendo unos cuantos ejemplos obscenos- Gran Hermano, Sálvame, La Noria y demás aberraciones televisivas. 

Todo radica cuando el jefe de turno pronuncia la frase más peligrosa en los medios de comunicación de masa: “lo que el público quiere… ” A este tipo de empresarios o jefes, Maruja Torres, una de las grandes del periodismo español, los llama “Doble A”: ágrafos y amorales.*




Los medios de comunicación existen primero para informar (ahí es donde entra el periodismo) y luego, si cabe, para entretener. Pero los medios de comunicación masiva tienen un problema de orden de prioridades, o peor, de conceptos: ¿se llega incluso a tender al periodismo de entretenimiento para no perder audiencia? Maruja Torres nos pone un ejemplo de espíritu Doble A en el periodismo: la muerte de Diana Spencer, más conocida como Lady di. Maruja Afirma que muchísimos medios de comunicación serios se sumaron a las “especulaciones y falsedades que inflaron el globo de la histeria colectiva y se aprovecharon de ello para aumentar su difusión”

Y como este, muchísimos otros. Sin embargo en el periodismo no cabe la ocurrencia de “lo que el público quiere”. Éste existe para contarle a la gente lo que acontece en el mundo, les guste o no. 
Puede que Manu Chao haya sido tremendista con sus declaraciones, pero es cierto que muchos se olvidan que la televisión es un medio de comunicación de la que se alimentarán muchísimas personas y a penas hay contenidos culturales y educativos, y muchísimos programas tienden al entretenimiento malsano de la sociedad.




* Si quieres saber más de ese término DOBLE A acuñado por Maruja Torres, deberías leer su libro "Mujer en guerra. Más másters da la vida"

2 comentarios:

Jose Gines dijo...

siento discrepar, los medios de comunicación están para vender anuncios -y de paso, si cuela, entre anuncio y anuncio algún contenido que pudiera ser interesante. Quién quiera información que la busque, que la contraste, que encuentre sus fuentes. Que la información sea algo personal y valioso y no algo que me da con cucharadas soperas un programador

Laura dijo...

A mi me parece una aberración lo que están haciendo con la televisión. No sugiero 24 horas al día de noticieros y de canales como la 2 lleno de documentales. Pero hay cosas más educativas que Gran Hermano y por mucho que me digan que ahora con el TDT hay mucha oferta de programas, yo sigo visualizando la misma porquería con otro nombre.