domingo, 27 de febrero de 2011

INTERVENCIÓN


Mi vida en piso compartido tiene sus más y sus menos. Los menos sólo se basan en cosas banales como pedir permiso y compaginar horarios para echar un polvo; el resto son todo puntos a favor, o por lo menos en mi caso.
Las fiestas cuentan, pero no nos basamos sólo en eso. Los momentos "series" y "películas", las horas ensayando coreografías para todas las canciones, los musicales que nos inventamos con nuestras historias, los días en los que nos da por cocinar juntos en la mini cocina, los cotilleos por las ventanas de las habitaciones, las intervenciones...
Sí, intervenciones, con cartel incluido.
Hoy me ha tocado a mí.
Nada más llegar a casa, mis tres compañeros de piso me estaban esperando en el salón colocados en fila horizontal y de pie, con una pancarta en la que ponía: "INTERVENCIÓN"
Lo que me querían decir lo han escrito en rima, y así me lo ha recitado Ezequiel:

"Con la radio te has topado
y a ti te ha encantado.
Elena y yo el primer programa escuchamos
y tus bromas malas comentamos.
Pero querida Laura, estás obsesionada
y no podemos quedarnos sin hacer nada.
Se te ha ido la cabeza,
y eso que la radio casi no empieza.
Si por cada broma mala un chupito tenemos que tomar,
un chungo a nuestro hígado le va a dar.
El estrés te va a matar
y nosotros te vamos a tener que aguantar.
Queremos que vuelva la Laura que se tira a gente en el baño,
espero que esto último no te haya hecho daño."

sábado, 26 de febrero de 2011

¿Amor anómalo?


El otro día oí hablar sobre amor anómalo o amor Queer a una tal Coral Herrera
Esta forma de amor se basa en no poner rótulos ni etiquetas al sexo- y sexualidad-: ha sido la sociedad la que nos ha enseñado el camino, la orientación de nuestro amor, implantando sus normas desde el principio de nuestra educación. No somos heterosexuales, homosexuales, bisexuales, reposabrazosdelsofasexuales o alcachofadeladuchasexuales. No, no somos nada de eso. Sólo somos sexuales, y algunos ni eso.
Además, en el amor Anómalo no existen celos, propiedades ni estructuras. No hay cadenas ni ataduras. Tratas a tu amado como un colega, siéndole leal en todo momento, aunque esta lealtad no tiene porque darse en el sexo. Leal y fiel a su persona, no a su pene/vagina.
Las fronteras económicas tampoco suponen problemas para este amor, ni se necesita papeles firmados de por medio para verificarlo.
Nos propone hacer disfrutar a nuestra mente y a nuestro cuerpo al máximo mientras dure ese amor, pero constantemente nos advierte de que es caduco y que, en su final, no hace falta melodramas ni lloreras a moco tendido.
El mundo entero en una orgía, prácticamente sin tabúes, ni escondites, ni vergüenzas.
El mundo entero amándose intensamente, follándose con pasión y ganas, y deshaciéndose de cualquier compromiso.
Un amor global y emocional, que se expresa con el cuerpo.
¿Será posible ver algún día al sexo sin compromiso como una actividad natural?

No siempre hace falta cine y palomitas como preliminares.

PD:Me pregunto porqué lo llamarán amor anómalo.