lunes, 3 de mayo de 2010

Los Premios de la Música.

Sé que llego tarde y que por ello podrían calificarme de mala periodista por no tener "instantaneidad". Lo cierto es que esto tendría que haberlo escrito hace dos meses, y la única excusa que tengo para deciros que no lo he hecho, es que Richard, mi amigo periodista, no se ha indignado a pasarme las fotografías del evento (Los Premios de la Música) hasta ayer por la tarde, que tuve expresamente que ir hasta su casa para conseguirlas.
Aquel, fue mi primer día como verdadera periodista entre los medios :-)
Me encontraba entre TVE y La Sexta, entrevistando a los ganadores de cada categoría.
En los primeros momentos me veía ante la presión de estos Mass media y no me atrevía a realizar las entrevistas porque el resto de periodistas grababan también entrevistas ajenas, pero al final, tras una charla de Richard, el culpable de que asista a todos estos eventos, me comí la vergüenza, y con la grabadora enchufada me lancé a entrevistar a El Canto del Loco, ganador a la mejor gira 2010.
Quienes me conocen, saben perfectamente que El Canto del Loco no me gusta en absoluto, pero en situaciones como esta, me hace muchísima ilusión tener la oportunidad de encuentro con personajes de importancia en la sociedad, aunque sólo sea para carpeteras adolescentes histéricas. Francamente, fueron unos idiotas integrales pero no les puedo culpar, puesto que yo era la última de la fila en entrevistar y estarían hartos de oír constantemente las mismas preguntas. Tengo que descubrir la manera de ser innovadora.
Tras estos, entrevisté a Zahara, premio a la mejor artista revelación; y a Fito, un talante bullicioso, alterador de masas y desbordante de simpatía. Fue él quien mató dos pájaros de un tiro, llevándose el premio al mejor álbum de rock 2010 y a la mejor canción con la de "antes de que cuante diez" Además firmó unos autógrafos para mis hermanos.
También tuve “el placer”- lo pongo entrecomillas porque me pareció un pedante de primer grado- de entablar conversación con el rapero de SFDK, quien intentó llevarse a la cama a todas las periodistas que estábamos presentes.
Hubieron muchísimos más artistas en el acto, entre ellos Bebo Valdés, quien me hizo especial ilusión verle ya que es uno de mis pianistas favoritos, como podréis descubrir en anteriores entradas del blog.








Fotografía de Richard Lewington