lunes, 10 de mayo de 2010

Dime cómo hablar.

"Estas lumbreras-nunca lumbreros, que el macho es idioto- se autodeterminan 'vigilantas' del idioma. La igualdad, o el igualdad, es el bien supremo- la bien suprema-, aunque vaya en contra de la Humanidad o el Humanidad. Éste se constituye de miles de millones de seres humanos y de seres- ¿debería decir seras?- humanas que tienen derecho y derecha a vivir en paz y pez- ¿poz?- bajo unas leyes y unos leyos que aseguren nuestra libertad e individualidad. Si hay que dar patadas al idioma -la idiomo, que parecemos un futbolista inglés en su primer mes de España- se debe hacer con una buena causa"

(Daniel Martín "despotismo ilustrado")
La Estrella digital,1 de Diciembre 2006



Reitero que me parece una estupidez(a) enorme querer feminizar TODOS los términos masculinos. El intento de eliminar el sexismo lingüístico debería ir encaminado únicamente al androcentrismo del texto o discurso, no a si se debería admitir 'jueza' en la DRAE cuando tenemos unos artículos preciosos para determinar el género de la palabra (la y el).
Yo soy periodista, y Miguel no es periodisto, por ejemplo, ni existen personos caminando por ahí.
Lo que de verdad nos debería preocupar a todos es el paro, la corrupción y la ineptitud española, pero ya sabemos que hay muchos imbéciles e imbécilas sueltas por ahí.

2 comentarios:

Laura dijo...

Repetitiva, lo sé, pero es que me pongo de los nervios en clase de lengua.

HUK dijo...

Deberíamos usar militares y militaras para defender el lenguaje...