domingo, 17 de enero de 2010

Catástrofes

Sólo hay una cosa peor que el calendario nuevo, ilustrado con imágenes cutres de chicos adolescentes posando desnudos con balones de fútbol, que mi compi de cuarto ha colgado en la puerta de la habitación y que me encontré nada más llegar de ir a ver la exposición de Lágrimas de Eros: las canciones que tenemos propuestas este año para ir a representarnos a Eurovisión y ha superado en creces al Chikilicuatre. Agarraros fuerte que os vais a caer:



Además también--> Irene tienes pene


Y ya que estamos hablando de comparaciones fatalistas, darle mi apoyo al obispo José Ignacio Murillas porque al pobre le han distorsionado y manipulado sus palabras: "Existen males peores que la tragedia en Haití: nuestra pobre situación espiritual. Quizás es un mal más grande el que nosotros estamos padeciendo que el que esos inocentes también están sufri endo"

Tocaros las narices porque el asunto tiene tragedia, sí señor. Yo, desde que mi soplo de fe se esfumó, veo cómo mueren en españa miles de personas por catástrofes naturales y guerras caóticas.
Pero lo peor de todo es que el obispo de San Sebastián "Trataba de explicar que el mal que sufren esos inocentes no tiene la última palabra porque Dios les promete felicidad eterna"

Mañana nuestra catástrofe espiritual se cobrará otras 50.000 vidas y quedaremos todos rebosando con nuestras carnes en fosas comunes o, de lo contrario, perdidos entre los escómbros del ladrillo y cemento.

No hay comentarios: