miércoles, 18 de noviembre de 2009

OK y mi trabajo al garete.


El fin de semana pasado no vino con frío. Era perfecto para ponerse unas medias, una falda, una americana de lo más chula, salir de noche y no morir congelada. Pero últimamente no sé qué me pasa que las salidas nocturnas no me llaman demasiado. Eso... o que estaba demasiado concentrada haciendo el mini reportaje de lo sucedido con el ‘Alakrana’ que la Calero, la misma que idolatré en entradas anteriores- y que idolatraré en entradas posteriores-mandó.
Con total sinceridad, os cuento que me siento orgullosa de mi trabajo por dos razones: por que acudí a muchas fuentes que nada tienen que ver con Internet- me siento un poco más periodista-, y porque el último párrafo, el final, me quedó geniunamente dramático.
La Calero iba a recogerlo el lunes, así que todo el fin de semana me dediqué a perfeccionarlo y reperfeccionarlo e informarme de todo lo ocurrido. Pero... ¡Vaya, qué sorpresa! La muy profesional no nos lo ha recogido y nos ha exigido volver a redactarla porque, claro, al final el rescate se paga y hoy miércoles los 36 tripulantes, de los cuales 16 son españoles :-), han sido liberados. "Negociación OK, el miércoles libres"
Ahora mi final no vale absolutamente nada, y el punto de tragedia que le añadí (muy típico de mí) tiene que irse a freír monas.
Así que desde aquí os manifiesto mi descontento. Y la verdad, no sé si enferme conmigo por haberme obsesionado en querer hacerlo genial para sorprender a la Calero, o con ella por perder un poco de docencia.
Es que ya sabéis: los finales felices no me gustan.

PD: parece que no, pero me alegro de que hayan sido liberados ¿eh? xD

No hay comentarios: