miércoles, 4 de noviembre de 2009

Al brasero con Brasero :)

Ya he publicado en Facebook y en Tuenti- sí, yo también he caído en esta red social españolita- que vi al hombre del tiempo de Antena3, Roberto Brasero, en un congreso sobre meteorología.
También vi al de tele-Madrid, Jacob Petrus- que os juro que tenía cara de pornstar ruso o de algún país del este- pero ese no era demasiado relevante como para poner su nombre en mi estado, además, jamás lo había visto hasta ayer (esto no quita de que fue muy simpático con nosotros.)
La mesa redonda estuvo bien, la verdad. Entretenida. Además de estos dos, también vino un hombre que se encargaba de dar la previsión del tiempo por nada más y nada menos que Twitter (digitalmeteo es el nombre de usuario por si queréis meteros) y que nos aseguraba que si le preguntábamos por Twitter, el nos respondería qué tiempo íbamos a tener cada uno en función del lugar en dónde estemos. Un hombre del tiempo personalizado.
Pero no era de Petrus y del twittero de quienes os quería hablar, sino de Roberto Brasero. Al principio éste parecía un tío agradable y se mostraba muy cercano a nosotros los estudiantes. Se movía con la misma hiperactividad como cuando presenta la previsión,- no se si os habréis fijado, pero a mi me hacía gracia ya de antes la forma que tiene de presentar el tiempo-. Muy nervioso y sin parar ni un segundo quieto, nos estuvo contando cómo llegar a ser un buen hombre o mujer del tiempo.
Hasta esta situación muy bien: gracioso, simpático y risueño.
Pero cuando cambiaban el turno de palabra y hablaban sus compañeros de mesa, tampoco hizo ademán de parar de moverse. Se mordía las uñas, giraba con la silla de ruedas en medio de la sala, suspiraba de impaciencia, cambiaba de postura, se volvía a cambiar, etc.
Me dio la impresión de que menospreciaba el trabajo de los demás y que se comportaba como un irrevocable engreído. Además, era él quien hablaba sin propiedad y se contradecía en muchas ocasiones, no sus compañeros, por eso yo no estaba de acuerdo con él en todo lo que decía, como por ejemplo, decir que dando datos generales uno se equivoca con más facilidad y con los datos más específicos, se acierta. Cosas sin sentido.
Al final, en el turno de preguntas, obviamente él era el más famosillo de los tres y fue quien más preguntas se llevó, ya que el del Twitter y el de telemadrid no creaban tanto interés- aunque a mí, el twittero me pareció muy majo y le pienso preguntar todos los días el tiempo, así sabré qué ponerme-. Las primeras preguntas las contestó con desgana y sin mirar a la cara. Con las que vinieron más adelante parecía estar harto ya de nosotros. Por último, contestaba con arrogancia y prepotencia.
Muy poco cercano, poco participativo y algo maleducado, a decir verdad.
A la hora de hacerse fotos con los alumnos- tengo una con él pero salgo cortada, así que no la pondré- metía prisa y resoplaba. Yo le iba a preguntar de hacernos una foto con mi cámara, pero me quitó las ganas :)
Vamos, que es un tío que comenzó con reportajes sobre los Reyes Magos, como haremos todos los de periodismo, y que, por azar, acabó siendo el hombre del tiempo. Eso le da pie a creer que su cargo es más importante que el de sus compañeros. Menudo imbécil.
PD: dice la leyenda que se mete rayas y que por eso es tan hiperactivo, pero yo ahí no me meto porque no tengo fuentes contundentes.
Ay Robertito, te has ganado un puestecito en mi lista negra.

1 comentario:

Anónimo dijo...

HOLAAAAAAAAAA pues me parece raro lo del tio este, pienso que se siente famosillo porque estaba alrededor de 2que no los conocian en su casa, pero vamos este tio se pasea por la gran via y no creo que haya alguien corriendo a pedirle un autografo o hacerse una foto creo que los concursantes de gran hermano o lo de mujeres hombres y viceversa les interesa mas a la gente pararlos que a este señor.
Me pareció muy original la idea del twitter porque es algo gracioso, pienso que el twitter aun no se ha extendido porque en españa es tuenti 100% y bueno cada vez mas gente face por los jueguecitos jajajja.