viernes, 11 de septiembre de 2009

Little Ashes



Paul Morrison llevó a las pantallas la historia del supuesto romance de Federico García Lorca (que lo interpreta el español Javier Beltrán) y Salvador Dalí, papel realizado por uno de los mayores ídolos adolescentes del momento: Robert Pattinson.
He leído bastantes críticas malas sobre Little Ashes y otras tantas que, sin embargo, adoran al filme, y lo único que saco en claro es que, a fin de cuentas, es una batalla entre fans de twilight y anti-crepusculinos; el resto de la trama parece que queda olvidada: que si Robert Pattinson está estupendo haciendo de Dalí, que si, por el contrario, lo único que hace es poner cara de loco, que si, jiji, pobrecito que tiene que rebozarse con un hombre en la película, que si bla bla bla.
Personalmente, la actuación de Robert me ha gustado y creo que se le ha subestimado bastante por su papel de Edward en la malísima peli de Crepúsculo- pero de tal palo, tal astilla. El libro es mucho peor-.
Eso de que sólo ponía cara de loco…, bueno, ¿qué sino era Salvador Dalí? Un genio majara. :-)

Pero veamos. La realidad es que esta película está siendo conocida ahora mismo porque el director tuvo la suerte de acertar al escoger a Pattinson en su reparto de personajes; no me refiero a que si lo hace bien o mal, sino que ahora la película va a salir de donde estaba guardada y medio olvidada para ser vista por miles de personas gracias al boom de twilight. Penoso, ¿verdad?

Alguna que otra mala crítica he leído también de lo poco fiel que fue el director en cuanto a hechos históricos porque no se sabe a ciencia cierta si ambos artistas fueron más allá de la amistad, o mitos de esos, pero a mi esas cosas me dan un poco igual. Es una película y si son mitos, ¿por qué no se va a poder interpretar?lo que quedará es la supuesta historia, nunca la verdader, y si hay referencias del romance... pues un romance para las pantallas. Lo malo es quele ha faltado mucha intensidad a la relación.

También decir que me ha defraudado mucho la evolución de los personajes: en ocho años parece que no cambian, que no maduran. La puesta de escena ni fu ni fa, excepto un momento de la película: cuando Federico y Salvador se bañan juntos. Pero lo peor de todo ha sido ver a cuatro españoles hablando un inglés con un acento nefasto. Mi pregunta es cómo reaccionará cualquiera que sepa hablar inglés perfecto – o medianamente bien- al ver la película. Está claro que no se puede vivir de igual manera las escenas de drama cuando sabes que las lágrimas que te salen son de la risa.
Y es que la verdad, la mezcla de los actores no es muy buena. O la hacen en español sustituyendo a Pattinson y al que hace de Luis Buñuel, Matthwe McNulty, que, porcierto, este también tiene un inglés muy raro... (será el acento de Manchester); o la hacen en inglés con un reparto bueno de actores.
Después, eso de que cuando Lorca lee sus poesías en español y salga la voz superpuesta del actor- español- traduciendo los poemas al inglés, es de lo peor. Lo que no se puede es mezclar, cojones.
Así que, con lo que puede dar de sí la vida de García Lorca, se ha hecho un poco a lo chapucero esta película.
:-(

2 comentarios:

Maria Pattinson dijo...

Es patetico de lo que opinas de Crepusculo y Edward ¡¡ Tienes el gusto x el ojo del culo xk robert pattinson actua bien en todo ..¡¡¡¡¡¡ Y Jamas jamas ha hecho algo mal para que tu vengas a juzgarle puta gorda obsesiva de mierda¡'

Laura dijo...

Jajajaja,qué pena de niña :)